Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El día martes 27 de octubre, a las 21 hs,  proyectaran en Espacio 73 la película Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb,  del director Stanley Kubrick. Una película estrenada en el año 1964 que oscila entre la comedia, el humor negro y la ciencia ficción;  rodada en medio de lo que fue la guerra fría y la crisis de los misiles cubanos.

*La entrada al ciclo es libre y gratuita

La película fue traducida para Hispanoamérica como  Dr Insólito o: Como aprendí a dejar de preocuparme y amar la bomba, excepto en España donde el titulo fue ¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú.  El protagónico del film está a cargo del actor Peter Sellers, quien  encarnó nada menos que tres personajes distintos,   para los cuales desarrollo excepcionalmente acentos y gestos distintivos; lo cual le valió una nominación al Oscar.

12082062_10207637935937294_226128763_o

SINOPSIS: El film trata de mostrarnos una posible guerra nuclear entre la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), y EEUU, en lo que fue la guerra fría.

En “Dr. Strangelove” se realiza de modo burlón e irónico una crítica al sobre el conflicto entre USA y la Unión Soviética pues esta narra la historia de un general de la fuerza aérea de USA que planea dar comienzo a una guerra nuclear con la Unión Soviética con el fin de impedir lo que considera una conspiración comunista para fluorizar el agua, contaminando así los “preciosos fluidos corporales”.

Entonces envía órdenes a sus aviones de combate de llevar acabo la operación “R”, la cual consiste en bombardear unos objetivos predeterminados dentro de la Unión Soviética, con la esperanza de que, luego, el presidente ordene un ataque a gran escala.

Posterior a ello se reúnen todos los magistrados, doctores, ministros y el presidente para tratar de impedir que se desate una guerra (Desconociendo que estos poseían un arma capaz de exterminar toda la vida en la faz de la tierra). Es así que llaman al embajador de la Unión Soviética para informarle sobre los acontecimientos.

El les cuenta que ellos desarrollan un “dispositivo del juicio final” que se activaría solo con un ataque que recibiera. Al fin reciben una llamada con una clave que servia para detener el ataque de los aviones, enseguida mandan la señal y todo vuelve a su calma (Bueno al menos por un momento) después se enteran de que un avión no recibe la señal, ya que un misil lo impacto y le causo gran daño en muchos de sus sistemas, de esta forma es la única que logra atacar, por lo que activa “dispositivo del juicio final”.

Nadie escapa al castigo de Kubrick: los políticos son incapaces e ignorantes; los militares, psicópatas y paranoicos; los científicos unos pervertidos hipócritas; los soldados, unos autómatas. Desgraciadamente, ellos son los que nos gobiernan y se asegurarán de sobrevivir cuando sus propios actos hagan que todo salte por los aires, sólo para empezar de nuevo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail