Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El 8 de diciembre en el Teatro Víctor María Cáceres estrena “Siesta, el Musical” una producción cien por ciento riojana. German Gordillo su mentor y director nos cuenta en esta entrevista como es llevar adelante un proyecto de este tipo, la idea, el trabajo en equipo, la financiación y la necesaria colaboración de muchas personas para realizar y expresar algo tan nuestro como la siesta.

¿Cómo se te ocurrió la idea de escribir un musical?

Yo partí en realidad desde el título, el titulo fue el puntapié inicial para decir  ‘¿Qué pasaría si escribo un musical sobre la siesta? Siesta el musical fue lo primero que salió.  Es una combinación un tanto rara, porque sabemos que la siesta es para dormirla. Para estar tranquilo, para descansar, para hacer la tuya y un musical es todo lo opuesto; el género musical es algarabía, mucha bulla, mucho impacto. Es muy agresivo siempre desde lo que propone.

Y mezclar algo tan pasivo como la siesta con algo  tan fuerte como el musical fue lo interesante y desde esa combinación rara que partió desde el titulo surgieron los personajes, algunas ideas de situaciones específicas. Personajes que podían contar historias dentro de la historia  y se conectaron muchas ideas que quedaron muy bonitas y después… mucho después vino el libreto, vino el diálogo, esa arte se hizo cuando  ya estaba todo más o menos armado.

¿Cómo encontraste  esos cómplices para llevar adelante esto?

En una primera instancia los cómplices fueron Germán y sus múltiples personalidades (risas) pero salió a partir de lo que proponían los personajes.  Por ejemplo, situaciones nuestras que son cotidianas sirvieron como fuente de inspiración. Un profesor que dio un taller de dramaturgia comentó que nosotros al escribir siempre tenemos que escribir desde lo que conocemos. Ahora  lo que uno conoce en La Rioja, vos decís “ ¡Ay qué vas a hacer de La Rioja!, o haces algo tradicional, acerca de los ponchos y de los yuyos, los cactus, los cerros y el Chacho pero nosotros tenemos cosas mucho más lindas y que van mucho más allá de lo que es tradicionalmente  el folclore. Tenemos muchos aspectos sencillos, simples,  que hacen a nuestra cultura y que por ahí los pasamos de lado.

Por ejemplo, esta parte de nuestra cultura que al ser un pueblo chico nos conocemos todos y que tenemos el hábito de cruzarnos con conocidos o  no sé, levantarte e ignorar que tenés una montaña de fondo de la vereda y es una imagen diaria y eso no es tan normal, no es común. Entonces agarre muchas cosas que son sencillas que son de nuestra tradición y de mi vida también que por ahí estaba bueno resaltarlas, exacerbarlas y combinarlas con cosas bonitas.

En el proceso musical  ¿qué sentís que te inspiró?

La música partió también desde los personajes. Dentro de lo que me gusta proponer, también me gusta proponerlos desde el sonido. Entonces cuando se fueron construyendo los personajes eran ellos mismos los que iban contaban quienes eran, situaciones particulares que relataban ellos en pequeños relatos cortos y la misma voz que tenían ellos tomó forma de música  porque la voz que tenemos nosotros es sonido, la música es sonido. Y así como podemos repetir la melodía de cualquier música, también podemos repetirlo con la voz como si lo estuviéramos cantando.


Notas relacionadas: Cuanto Loco “es imposible en La Rioja no influenciarnos del folclore”


Siguiendo esa mecánica, de a poquito también se fue construyendo la música. Ahora la parte de la música tampoco la podía hacer solo, porque es algo complejo y hacen falta ciertos conocimientos  que uno no siempre tiene. Específicamente me ayudó Ema Herrera, que es un guitarrista que sabe interpretación, un estudiante de música que toca de manera increíble; él compuso junto conmigo la música, le dio estructura, le dio una forma y me ayudó a darle la intención que yo necesitaba que tenga para que podamos contar la historia siguiendo la línea de la voz de los personajes y de lo que queríamos contar de la historia.

¿Cómo fue el financiamiento de la obra?

Cultura es trabajo y si bien hablar de cuestiones monetarias en relación al arte no es lo que más me gusta, para que esto sea posible íbamos a necesitar financiamiento. Esto fue hablar, con uno, con otro y ver cuáles eran las posibilidades. Porque antes de decidirme a llevar adelante el proyecto escuche diversas opiniones.

Nos anotamos para un subsidio de producción en el  Instituto Nacional del Teatro (INT) y probamos suerte en lo que se podía. Al final si obtuvimos  el apoyo del INT y estamos muy agradecidos.

Desde la producción tenemos que cubrir varias aristas para que esto funcione sobre el escenario:  la escenografía, el vestuario, la iluminación, la puesta en escena, el armado, la dirección de los actores, la coreografía, el grabado de la música, el armado del texto. Es infaltable la parte de comunicación porque si vos le metes pilas a todo eso y no se entera nadie ¿para que estas haciendo tanto laburo? Los que te van a comprar la entrada, los que te van a generar un ingreso se tienen que enterar. Entonces también era poner algo fuerte ahí.

Ahora a gran parte de esto nosotros los pagamos pero tenemos un plan b que es que salga algún fondo. Dentro de los que formamos parte de esto creemos mucho en el proyecto. Una parte la pagamos y a la otra la completamos con el servicio de amigos que nos van prestan o que colaboran con una cosa u otra, todo desde lo micro. Entonces desde eso hacemos un trabajo colectivo en el que están y han participado unas 40 personas.  Por darte un ejemplo El artista diseñador Tremendo, hace unas caricaturas hermosas, a él le comenté la idea y se prendió, predispuesto a colaborar a participar y me pidió que le demos difusión a su trabajo.

¿Qué fue lo que más te sorprendió del proceso de casting?

Lo que me sorprendió en primer lugar es que haya ido gente, que se haya inscripto gente. Nosotros llevamos adelante el proceso de audición la intención de hacerlo público. Ese de hecho era la primera estrategia publicitaria que teníamos para dar a conocer que estábamos por hacer algo y que queríamos que la gente se prendiera, necesitábamos darle una movida colectiva para que no seamos solo  nosotros y nuestros amigos. Si no conocer más gente, ayudarnos a abrir puertas entre todos porque no es que yo vengo a darte la posibilidad de que cumplas en sueño de tu vida. Yo no soy nadie para hacer eso, hay gente con mucha más experiencia que yo, que en su momento quiso hacer lo mismo y no funcionó.

Ahora si trabajamos a la par, a un mismo nivel jerárquico, más allá que uno lleva la directiva se puede trabajar mejor. Y eso es lo que paso,  y lo que me sorprendió. Porque la gente que salió de las audiciones, tanto de la audición abierta y de las cerradas que hicimos para cubrir algunos roles que los papeles necesitaban, nos dimos con la sorpresa  que se puede trabajar con gente que está mal llamada profesionales.

Profesionales vendría a ser para el común denominador el que te cumple,  el que llega temprano. Profesionales nada, son gente responsable  y teniendo gente responsable, ahí está la sorpresa. El resultado de esas audiciones es ese.

Todos los roles estén cubiertos por gente de La Rioja. ¿Era algo que lo buscabas o se dio así?

Lo buscábamos , parte de este trabajo colectivo tiene que ver con fomentar lo que tenemos en la provincia porque si no buscamos otra producción de afuera o pagamos a otro nombre que ya es famoso y nos va a traer gente o artistas internacionales que se venden solos, eso es fácil, solo necesitas el fondo económico.

Ahora, nos juguemos con el desafío de decirte, acá tenés esto, que es lo que teníamos siempre pero lo organizamos de otra manera y si te gusta esto es lo que puede hacer un riojano porque no soy el único, somos muchos.

Elenco de Siesta, El Musical

¿Hay planes a futuro para Siesta?

El musical tiene que seguir vivo, hacer más funciones, que se siga moviendo y también esto tiene que ver con la parte de fomentar el trabajo cultural. Por lo general acá como tampoco se acostumbran las audiciones tampoco se acostumbra a puestas largas de un mismo espectáculo. Solo trabajos chicos llegan a tantas funciones. Las obras grandes en general no pasan de las dos funciones, todavía están los prejuicios: que no vas a convocar más gente, que la gente no va, no se entera o que no les gusta ir al teatro.

En realidad la gente no se entera, no sabe que es lo que pasa porque nuestra comunicación esta trunca y no se entera que existen productos que les ofrecemos y que son de acá. Por ahí tampoco les resulta atractivo porque las estrategias de comunicación no están bien dadas. Entonces queremos darle vida desde ese lado para otras presentaciones de Siesta.

Quizás a los mejor en el futuro podemos llevar a hacer una gira, llevar la obra a otras partes del país o en el interior de la provincia, quizás podemos llevarla a representarnos porque está la posibilidad de entrar a un circuito de musicales nacionales que existe. Por lo pronto está el estreno.

De izq. a der: Brenda Becker, German Gordillo, Engel Marz y Emanuel Herrera

¿Qué sentís al ver que algo que empezaste a escribir se ensaya para estrenarse en un teatro?

No entiendo nada, todavía no caigo, no entiendo nada de lo que sucede, sigo con la corriente. De no haber sido por Benjamín,- un amigo que me hablo y que fue el primero que escucho la idea-  que me empezó a impulsar con esto, que me dijo que estaba bueno lo que estaba haciendo.  Así fue como seguí y todo desencadenó a que estemos a poco más de una semana de estrenar  Siesta el musical. Es increíble que ya haya pasado un año y medio desde que empecé a escribir esto, es una locura.

Por: Julieta Herrera y Ángeles Mendoza Herrera.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail