Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Por: Charlie

Dándole la bienvenida al pasado mes de Julio, la banda Nomad ha soltado a la luz su primer material discográfico de larga duración, entiéndase LP, titulado como “El Mundo”, marcando una evolución y una dirección mucho más clara de la que supusieron en el EP “Blue Danube” y el demo “Redil”.

La banda está conformada por Germán Gordillo en la voz, Emiliano Rocher en bajo, Emiliano Bermejo en guitarra y “Juancho” Paredes en batería. Músicos que se destacan en un conjunto de particularidades, donde cada quien se hace notar de una manera equitativa, digna y orgánica a la hora de escucharlos al mismo tiempo y escuchar un solo resultado: 4 personas que se sostienen y se encuentran lado a lado, sonando, rockeando.

La búsqueda en la que se encuentra la banda, es denominada por ellos mismos como música nómade, debido a que los resultados de su unión (y comunión) de ideas oscilan de aquí para allá entre géneros como el rock progresivo, el rock melódico, alternativo o hasta fusión. Esa no identificación total, es en la que Nomad encuentra su libertad y su genuinidad; probando, experimentando, disfrutando y creando sin quedarse en ningún lado, salvo en movimiento.

 

Este LP, cabe destacar, ha sido posible gracias a la oportunidad brindada por la escuela de música A Tierra, que en el año 2014 organiza la “2° Batalla de las Bandas” (como si las bandas debieran batallar entre sí), un concurso en el cual, la banda ganadora recibiría el honor de grabar un disco de 10 temas en el estudio de dicha escuela. Si bien, entre las instancias de preselección y finalistas existieron políticas de parte de la organización un tanto discutibles, no podemos negar que Nomad ha tenido (y sigue teniendo) la facultad de ir más allá de criterios sospechosos, representándose a sí mismos y a la escena under riojana (si se quiere) con mucha honra, dándole a la banda el muy merecido premio que hoy encontramos materializado como “El Mundo”.

El primer corte de este disco es “Redil de Cerbero”, la introducción al mundo nómade, un resumen del resumen del sonido que nos espera a lo largo del material; la energía, la intensidad, el eclecticismo comienzan con instrumentos afilados y la versátil voz de Germán destacándose brillantemente. Luego nos encontramos con “El Mundo”, una pista con una moraleja melódica, que casi podríamos tomar con ironía, pero que sin dudas puede seguir sonando en los oídos y conectarse con los colores que el disco entero nos trae.

“Hail Monarcqueen” es el reencuentro con la segunda lengua de Nomad, la cual trajeron cuando publicasen “Blue Danube”; esta canción ha llamado de a poco la atención de la audiencia conforme Nomad se ha ido presentando en vivo tiempo atrás, convirtiéndose en uno de sus temas representativos desde que el público comenzara a cantar “Save her” acompañando a la banda . “3/0” es otro de esos cortes que caracterizan al grupo; trayendo el spanglish junto a un rock crudo y casi ambiental.

nomad el mundo

“555 Navajas” no puede pasar sin mover unas cuantas cabezas. El ambiente siniestro de “555 Navajas” también es una de esas canciones que le pertenece tanto a la banda como a la audiencia que espera con ansias el “corta aquí corta acá corta aquí corta acá”, cuando nuestros nómades se presentan en vivo. Ya que hablamos de siniestro se nos aparece “Élite de Sangre”, una suerte de locura esquizofrénica muy racional e inteligente que si no llama la atención, llama la curiosidad.

El caos se estabiliza con “Animal de Papel”, trayendo la armonía pegadiza y baladezca que se ha estado asomando en las canciones anteriores, pero que ahora toma protagonismo y luz propia. De la misma línea se une al orden “Un Cuento Natural”, donde queremos aprovechar para destacar, no sólo en esta pista sino en todo el trabajo nómade, el contenido poético presente en las palabras elegidas a pronunciar, e igualmente la capacidad de Germán para explotar su instrumento orgánico del mismo modo que El Rubio, Juancho y Emi ejecutan sus respectivos instrumentos.

“Ana/Ana” nos devuelve la energía que se hizo muy presente al comienzo del LP, retomando el timón para que no olvidemos lo que hace Nomad con una pista despiadada. La banda se despide con la balada “Rings Of The Moon”, construyendo un desenlace de características casi épicas y detalles folk; folk y progresivos al mismo tiempo.

Así, sin más que decir, Nomad ha conseguido lo que muchas bandas se proponen: hacer rock, alcanzar escenarios, alcanzar público, grabar un disco. Esto demuestra que el compromiso y la pasión, sin dejar de lado el talento y su humanidad, son lo que los trajo hasta acá como grupo, y que los llevará, sin lugar a dudas, cada vez un poco más lejos.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail