Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail


Julián De La Fuente, alias Anivico, lanzó en noviembre de 2018, Demente, un disco solista de 13 canciones. En él participaron diferentes músicos y productores de la escena local. Emmanuel Cabeza se encargó no tan solo de escucharlo sino de contextualizar y compartir sus apuntes sobre este disco.

Las curvas en el rock riojano son intensas, arrebatadas y a veces drásticas. Un día las bandas prosperan, trabajan en equipo y hacen eventos a diestra y siniestra con propuestas cada vez más emocionantes, y al siguiente cierran los pocos locales que admiten a grupos rockeros, los eventos son escasos y esos nombres que todos conocían los envuelve la sombra. Hacerse escuchar, hacerse ver, registrarnos, es difícil, costoso y necesita agallas, sobre todo en una ciudad que sopla con el viento en contra. Difícil es una palabra desafiante, y motivos como los que siempre me empujan a escribir demuestran que afortunadamente hay músicos en La Rioja que se la toman suficientemente en serio.

Para entender al protagonista de esta reseña hace falta repasar aquellos golden days de hace 3 o 4 años. Hubo una banda de pesos pesados, de pibes que claramente eran influenciados por ese in between del rock y el metal internacional. Conocida también por temas propios genuinos y heterogéneos, Daversa resonaba de a poco de boca en boca entre los que compusimos ese tan famoso under. Con Emiliano “Mikilo” Capdevila, Juan Andrés “Palmito” Palmieri, Reaper Romero (dicen que se llama Federico pero sigue siendo un misterio) Rocío “La China” Gordillo y Julián de la Fuente como formación original, Daversa sufrió un lento extinguir desde la salida de Julián como cantante principal hasta la última presentación de la banda con un repertorio de casi 30 canciones.

Mientras Daversa se resolvía sin Julián al frente, otra banda de género similar pero con caras nuevas apareció bajo el nombre de Dlirio J Seventy. Nuevamente en la posición de frontman, Julián de la Fuente era parte de Dlirio J Seventy junto Daro Ortiz, Lihuel Manco, Eve Vicéns y Santiago Roldán; aunque posteriormente también dejaría tal responsabilidad para iniciar su camino como solista.

Anivico es la identidad de Julián de la Fuente como solista, que luego de haber formado parte de dos bandas distintas decidió reordenar y reciclar sus aportes en ellas para dar forma, así, a la etapa que eligió emprender. Estéticamente con el EP “Del Silencio” (2015), Anivico se ha presentado austeramente con una guitarra criolla y la voz de Julián, dándole una inusual pero positiva importancia a las líricas antes que a los instrumentales, pero aún así logrando una sólida entrega con la promesa de un disco de larga duración. Dicha promesa se extendería tres años entre los que Julián se vio involucrado en otros proyectos; tales como ser la nueva voz de la banda de nu metal Itrio y una de las terceras partes de Índigo Ensamble.

Así, con una considerable prolongación, el 23 de Noviembre del 2018 llegó “Demente”, el primer disco de larga duración de Anivico con 13 canciones que cuentan, de tanto en tanto, con invitados sorpresa.

Al Vacío” es la introducción que abre Demente; notas agudas en reversa sugiriendo melancolía y nostalgia en forma de presentación. “Al Vacío” se convierte en murmullos que reafirman las sensaciones iniciales desde la frase “le pertenezco a mis demonios”, desenvolviendo con tranquilidad las cuerdas de las guitarras eléctricas acompañadas de un bajo que sigue su propio motivo. Sin anestesia arranca “Saca Tu Piel”, desarmando el humor anterior con un ritmo cercano al pop punk y una letra que no descansa. Este es el tipo de canciones que quisiéramos escuchar a todo volumen en algún concierto de Anivico, sobre todo por las sensaciones rítmicas que abren a otro tipo de apreciación en la presencia en vivo.

Questo Rock” se anuncia como un deseo relajado para, al poco tiempo, cortar el aire con baterías aceleradas y un bajo esquizofrénico. De nuevo, “Questo Rock” es otra de las canciones con melodías pegadizas, de esas que tienen potencial para que las tararees cuando pienses en Anivico, aunque de a ratos el oído te pide apreciar entre los arreglos y detalles del bajo versus los de la guitarra solista. Luego aparece “Lalaria”, con un amague rítmico constante al reggae que más que desentonar, sorprende para bien a quienes hemos escuchado canciones de Julián en otros contextos. Podemos interpretar a “Lalaria” como un vaivén entre la tristeza y la alegría, siendo el estribillo un canto de festejo cuando logramos el estado más positivo. Dicho estado cambia de cara repentinamente con “Cosmos de la Nada”, que se tienta a ser el opuesto de “Lalaria” con colores más lúgubres y pesimistas.

Casi llegando a la mitad del disco aparece “Locura a Fuego Lento”, con una melodía dulce e íntima, cuya letra sugiere una carta que admite laberintos y obstáculos internos. “Locura a Fuego Lento” es sin duda uno de los grandes aciertos en Demente, ya que mientras progresa no sólo aumenta instrumento sobre instrumento, sino que con esa estrategia, los colores metamorfosean y lo que inicia como una canción personal onda lullaby termina con un coro multitudinario al más puro estilo Beatle, transformándose de colores fríos a cálidos, de anochecer a amanecer.

Julian de La fuente cantando junto a Unidad 94 en Club Güemes- Ph. Rioja 3.0

Himno al Insomnio Recurrente” es una de esas canciones que te hacen desear oírla en un formato acústico y más reducido, con ritmo más relajado sin cambiar de tempo. No sólo posee una cadencia que se resuelve a sí misma constantemente, sino que genera el aire necesario entre el final de “Locura a Fuego Lento” y “Status Quo”, no sin antes hacer énfasis en este aspecto y haciéndose cargo de la mitad del disco con un tenebroso murmullo llamando a Julián. “Status Quo” hace ancla a una temática que hasta ahora se venía insinuando en mayor o menor medida: el amor no correspondido. Con un ritmo pegadizo y arreglos de guitarra estridentes, “Status Quo” aporta la adrenalina y todos los condimentos justos para ser un track al que fácilmente podríamos volver.

Seguimos con “Al ayer”, otra canción que (como bien sugiere su título) aborda la nostalgia y el pesimismo con diversos colores y decisiones. Acá es donde el tratamiento de las voces toma un protagonismo más allá de coros multitudinarios (como ha sucedido en canciones anteriores o refuerzos de coros), ya que la voz femenina y los coros fantasmagóricos le aportan a “Al Ayer” una vibrante personalidad. Justo después del mencionado despliegue, la simplicidad de “Despedida” cual marcha fúnebre, extiende la temática de los track 8 y 9; martillando como sugiriendo el constante dolor de las emociones dañinas.

Entrando en la recta final aparece “Fábula de las Flores Marchitas”, presentando la discordia entre personajes que de a ratos le arrebatan el micrófono al narrador, además de cargar con una poesía conceptual que requiere de varias escuchas para conseguir esa sensación de una interpretación completa. Por frases como “no es tan simple tener tanto color” y unos aires a Daversa, esta canción no puede faltar en tu selección de Anivico.

Estéticamente, “El Estado de las Cosas” continúa con la propuesta de la “Fábula…”, incluso podría pasar tranquilamente como una segunda parte de la historia. “El Estado de las Cosas” es otra canción que continúa variando las temáticas y elecciones hasta ahora abordadas, improvisando con más distorsiones que cumplen una función ambiental. Finalmente, “Invierno Adentro” (título que personalmente considero genial) llega justo cuando parece que Anivico no tiene más que ofrecer, probando dicha suposición totalmente errónea. “Invierno Adentro” es un lujo íntimo, una pieza desinflada aunque firme que da a entender aquel último aliento que recoge los despojos luego del tormento, haciendo con lo que queda.

Podríamos imaginar las temáticas de Demente con el símbolo del teatro, donde las máscaras de la comedia y la tragedia cual ying y yang, cielo y tierra o positivo y negativo, enuncian la tensión entre los opuestos al mismo tiempo que los definen como tales. Si bien, las sensaciones predominantes en el disco de Anivico tienden más a los tonos trágicos, no quita que cuyo despliegue sea colorido y difuminado, como sugiere la portada del álbum. En cuanto a lo técnico, por momentos los arreglos del bajo, la guitarra solista y a veces los coros pelean por atención, como buscando un lugar para sobresalir y sintiéndose contenidos por el conjunto, superponiéndose entre sí y completando la sensación de vorágine que Anivico elige presentar. Con todo, Demente es un álbum lleno de sutilezas y riquezas conceptuales a las cuales hay que prestarle varias escuchas y atención.

Ficha técnica del Disco:

Lista de temas:
Al vacío
Saca tu piel
Questo Rock
Lalaria
Cosmos de la nada
Locura a fuego lento
Himno al insomnio recurrente
Status quo
Al ayer
Despedida
Fabula de las flores marchitas
El estado de las cosas
Invierno adentro

Todas las canciones compuestas y escritas por Julián De La Fuente.

Publicación: La Rioja. 23 de Noviembre de 2018.

Créditos:

Este disco fue grabado, producido y parcialmente mezclado por Julián De La Fuente en Estudio Demente, a excepción de baterías, voces y mezcla final realizados por Juan Paredes en Estudio Iwoka. Mastering por Juan Paredes en Estudio Iwoka.

Voces principales: Julián De La Fuente (Todos los Tracks).

Lourdes Vargas (Track 1).

Ana Belén Agüero (Tracks 9 y 12). Luciano Capdevila (Track 10). Rocío Torres (Track 10).

Rocío Soledad Gordillo Allegre (Track 11). Lucas Lorenzo Brizuela (Track 12).

Guitarras, Pianos, Percusión y Bajos: Julián De La Fuente.

Efectos de sonido: Julián De La Fuente, excepto Coyoyo en track 7 por Luis Chazarreta.

Baterías: Felipe Anzalaz (Tracks 2 y 3). Juan Paredes (Tracks 4, 8 y 13).

Santiago Roldan (Track 6). Juan Andres Palmieri (Tracks 9, 11 y 12).

Coros multitudinarios:

Track 2: Ana Belén Agüero. Laura Robledo. Rocío Aubone. Rocío Soledad Gordillo Allegre. Rocio Torres. Mayra Vega Maza. Luciano Capdevila. Federico “Reaper” Romero. Luciano Chiapero. Ismael Malanga. Jeremias Gaetan.

Track 6: Luciano Capdevila. Federico “Reaper” Romero. Emmanuel Brizuela Cabeza. Lourdes Vargas. Lucas Lorenzo Brizuela. Rocío Soledad Gordillo Allegre. Rocío Torres. Leo Garrott. Ana Belén Agüero. Laura Robledo.

Track 8: Rocío Torres. Leo Garrott. Laura Robledo. Rocío Aubone. Mayra Vega Maza. Rocío Soledad Gordillo Allegre. Luciano Chiapero. Ismael Malanga. Jeremias Gaetan.

Track 11: Mayra Vega Maza. Ana Belén Agüero. Laura Robledo. Rocío Aubone.

Arte y diseño: Julian De La Fuente.

Flores: Cuadro por Juan J. Oliva Lamadrid, perteneciente a Julian De La Fuente.

Gestión de imprenta: Diego Sanchez Galeassi.

Edición extra de Serigrafia CD: Matias F. De La Fuente Torres.

Todos los arreglos por Julián De La Fuente.

(Excepto baterías por sus respectivos intérpretes y aportes vocales de:

Emmanuel Cabeza (Track 6), Ana Belén Agüero (Tracks 9 y 12), Rocío Torres (Track 10),

Rocío Soledad Gordillo Allegre (Track 11), y Lucas Lorenzo Brizuela (Track 12).)

Reseña por: Emmanuel Cabeza.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail