Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Durante los días lunes 2 y martes 3, Gaby Funes Grimaux y Ayelén Argañaráz dictaron talleres en el marco de la Feria del Libro 2018 que se desarrolla durante estas semanas; las temáticas abordadas fueron la técnica del fanzine y la pegatina, respectivamente. El equipo de Rioja 3.0 acompañó ambas propuestas y una vez finalizadas conversamos sobre sus trayectorias artísticas en conjunto, que dejan entrever una fuerte amistad, perspectivas en común y espacios afines.

Rioja3.0 –  ¿Cómo comenzaste a incursionar en los fanzines?

Gaby: Los fanzines me llegan por Ayelén y por toda la propuesta que estábamos haciendo para La Casa Arte y Experimentación.  Ella y otros chicos hacían fanzines y a partir de ahí empiezo a conocer y a ver de qué se trata; la experiencia que habían tenido ellos en relación a sus publicaciones fue lo que más me llamó la atención y también a la hora de hacer uno con un tema que a mí me importara hablar

¿Eso hace cuantos años más o menos fue?                    

Gaby: Comencé  hace  como hace unos 5 o 6 años, cuando volví a La Rioja y me empecé a juntar con los chicos, a frecuentar espacios artísticos alternativos.

Rioja3.0  – Ayelén ¿cómo comenzaste con las pegatinas?

Conozco la técnica por mi hermana Aylén. Cuando nos vinimos a vivir a La Rioja, allá por el 2006 ella hacia unos indios gigantes y salía con un par de personas a hacer intervenciones. Después pasó un tiempo largo y después de eso cuando se hizo una muestra de Argentina Pinta Bien en la Secretaria de Cultura, vi una pegatina de  Guillermo Madoz, -un artista de acá que ahora está viviendo en Buenos Aires-, que era súper grande y que estaba armada con papel A4 y después, esa misma semana, dio un taller de edición e intervenciones y ahí mostró unas pegatinas que no había llegado a encolar pero que si las había puesto en la entrada de donde yo cursaba grabado e informática. Después de casi seis años yo empecé a hacer.

Elegí esta técnica para poder encarar una propuesta que formaba parte de un proyecto multidisciplinario que incluía una representación performática con fotos de la misma; a esas fotografías decido también llevarlas a pegatina.

¿Qué consideran que comparten ambas técnicas de trabajo? Si bien son cosas distintas, ¿dónde piensan que se pueden unir?

Ayelén: Creo que la inmediatez para comunicar…y después hay un vínculo muy fuerte por una cuestión del arte efímero también.

Gaby. Tiene que ver también la reflexión con el contexto y el concepto de las propuestas o búsquedas personales.  Por un lado la accesibilidad de los materiales y los recursos, la simplificación. Por otro, en lo que hacemos se da una posibilidad de reflexión  política, social y cultural y de todo un bagaje  que sigue siendo el mismo por más que se resinifiquen los contextos y que circulen producciones en circuitos que son los de corte mas elitistas o de corte más popular.

Vuelvo a la idea del concepto, creo que lo compartimos porque lo hemos hablado muchas veces y es está reflexión sobre el contexto. Sobre lo que se dice de él, es muy fuerte el vínculo entre el signo, el espacio público, el texto y la imagen, es como que en esas variables hay un punto de conexión que son los interrogantes que nos hacemos y a partir de los cuales también movilizamos las acciones. Esa es la base y a partir de ahí no hay una dirección pretendida.

 

Hablando del contexto, cuando empezaron a trabajar con el Proyecto Anti Represivo tuvieron un contacto muy fuerte con familiares y víctimas. ¿Qué les dejó esa experiencia?

Ayelén: DIalogamos, desde mi lugar trabajando desde la imagen. Mi búsqueda fue esa desde el principio. Parto desde una recreación que se termina completando con un equipo muy grande como era el de La Casa en donde cada uno participó de diferentes formas. Por ejemplo,  Silvina Páez interpretando el personaje de la primera pegatina y Gaby con una declaración y esto se da a partir de un diálogo previo de reflexionar acerca del aparato represivo, del poder judicial, de cómo se tocan estos casos y  de cómo se los tratan.

El relato escrito es muy fuerte para el que lo cuenta y después termina siendo liberador al verlo relatado por Gaby. Para hacer un proceso de despegue también porque el arte te permite separarte de lo que estás sintiendo y verlo desde afuera es un ejercicio muy efectivo en cuanto a un trabajo de resiliencia ante ese hecho tan traumático que es sufrir abuso por parte de la institución policial.

Sara Canciani es madre de Roberto Agüero que murió asesinado en la madrugada del 12 de marzo de 2006, por el policía Juan Tello. En el último juicio que se realizó en 2015 por esta causa, fue condenado a 17 años de cárcel.

https://proyectoantirrepresivo.tumblr.com/

Ya con Sara fue un proceso muy lindo el que experimentamos porque pudimos ver efectiva esa resiliencia en diálogos, entonces a partir de eso yo vuelvo a producir obras, a intervenir sobre el espacio público y esas son como las respuestas a un proceso que es muy fuerte de atravesar. Tomamos un montón de cuidados previos para poder hacerlos, desde el tiempo que vamos a estar con la persona, cómo nos sentimos, en qué momento lo vamos a hacer, cuánto tiempo nos tomamos después para poder salir de eso y muchas otras cosas que fortalecen los vínculos.

Gaby tiene un trabajo súper duro y fundamental, que es escuchar y escribir las declaraciones. De hecho en el juicio, Sara, hace casi el mismo relato que está escrito. Cuando escuche eso me pareció muy fuerte… bueno, también lo mío, yo ya estaba cansada de contarlo porque cada persona que venía me decía ¿qué paso? y ver la imagen con esa declaración también me ayudó a liberarme de recordar todo el tiempo y de re victimizarme  al contarlo. Lo pude exteriorizar desde otra forma.

Gaby: Es todo un recorrido en sí. Tomando como referencia el trabajo que hemos hecho con Sara, cuando Aye hace su propuesta autobiográfica fue más intenso. A mí me cuesta definir puntualmente cuando empezamos a hacer el proyecto porque venía ese arduo trabajo previo…hay distintas instancias y en eso tiene mucho que ver el acompañamiento y el sentido que se le da al poder estar con la persona.

Con Sara, ella (por Ayelén) laburó durante mucho tiempo en conversaciones que desembocaron en todo lo que pudimos hacer juntos, primero en la elaboración del texto  y en todos los dispositivos de la pegatina que devino en la muestra. Pero cuando Sara fue a hacer la muestra del Solar ya veníamos trabajando hacia un tiempo largo y no sólo la cuestión de la vivencia que quiere a travesar de alguna manera esa resiliencia de la cual habla Aye, si no también tomando decisiones con respecto a las practica artística con relación a qué va a ir en el texto porque nada de lo que forma parte del proyecto se define sin el protagonista.

No estamos nosotros a priori determinando cuestiones, por ahí ni siquiera en los medios pero si tenemos injerencia a la hora de decidir como mostrar esto. En si todo es de la vivencia de la persona y creo que ahí está el sentido, por eso también es tan costoso. Nos quedaron en el tintero muchas otras personas o en otros casos comenzamos a trabajar y no pudimos seguir desarrollando el proyecto por diferentes motivos. Emocionalmente es muy complejo y viene con un tiempo para decantar, donde todo ese material tiene que encontrar una manera para hacerlo.

Desde que ustedes empezaron con el proyecto de las pegatinas hasta la actualidad ¿notaron un cambio en la sociedad riojana que consume arte pero que también lo produce?

Aye: Creo que ese cambio es el resultado de un trabajo que se viene haciendo desde muchos espacios, nosotros a ese proceso previo a las pegatinas del cual hablaba Gaby, es un periodo en el que suceden cambios; ya sea por los cambios en los jurados de una sala, muchos talleres que vienen desde el Fondo Nacional de las Artes. Hay todo un grupo de gestores culturales y espacios poniendo fichas para que esa realidad de la cual vos hacer referencia cambie pero eso está más allá del proyecto. Hay un trabajo previo y desde todos sus actores culturales para que este cambio sea.

Gaby; el interés por la intervención del espacio público y esa suerte de desinhibición generalizada que hay como para mostrar e intervenir la calle, creo que tiene que ver con las generaciones anteriores que han sido personas que como artistas han estado comprometidos políticamente. Hay como una suerte de herencia de artistas militantes que tiene que ver con esa vinculación que se hace de la práctica artística con lo político y que tiene que ver con el espacio público.

Me parece que las búsquedas que tenemos con los proyectos con ella tienen que ver con que hay un contexto que nos facilita y genera el espacio. Son cosas que si uno se remonta en la historia del arte, están presentes en todo el país desde mediados del siglo pasado. Entonces hay una tradición muy fuerte en las prácticas en las que nosotros indagamos. También tiene que ver con el auge que se está dando de culturas urbanas, los trabajos que se hacen en los colegios, los trabajos que hacen tanto docentes como artistas en esas instituciones y en los barrios es lo que posibilita que se hable de otras cosas. Que se ponga en discusión algo que es tradicional por parte de las nuevas generaciones, que están en un momento ideal para que esto suceda. Hay mucha gente que hace arte en la calle y esto también tiene que ver con que La Rioja está creciendo.

Aye: La situación del país también contribuye. Las crisis, por lo general, llevan a ocupar el espacio público, a comunicar en él y esto está pasando ahora con distintos movimientos sociales que en muchos casos no conocemos. El tema es que hay que ser conscientes  de que comunicamos como colectivo y eso es lo que se ve y se lee: hoy se ven los graffitis, las pegatinas, lo afiches y eso también es por la situación política, económica y social.

¿Cómo se da en la práctica y en las instituciones la intervención del espacio público. Qué diferencias y similitudes encuentran?

Gaby: Tengo entendido que hoy por hoy, en el Polivalente de arte, -el secundario de arte de La Rioja de la cual somos egresadas-, hay toda una cátedra, por lo menos en la capital, que es de arte público. Es decir, un espacio curricular en el que todas las prácticas urbanas que están relacionadas a la intervención artística en el espacio público tienen su espacio. Después en lo que son instituciones terciarias o universitarias no he visto que haya espacios curriculares que estén denominados u orientados a las intervenciones. Si se ven como contenidos o uno conoce estudiantes que lo llevan a cabo. No estoy al tanto si hay específicamente un espacio desde lo curricular. Tampoco dudo que desde las instituciones se busqué fomentar de alguna manera, sobre todo porque son cuestiones que están en diálogo permanente.

Aye: La  carrera de arte escénico viene fomentando la realización de actividades en las peatonales y espacios públicos; y en artes plásticas vemos la temática en historia del arte.

En relación a la práctica misma la intervención artística del espacio público es durísima hasta cierto punto porque tenés que buscar estrategias para intervenir ese espacio con la mayor seguridad y el menor riesgo posible.

¿Por la vigencia del código de faltas?

Aye: si, por la vigencia del código de faltas, por las prácticas policiales, por un montón de situaciones de nuestro contexto en La Rioja y el país. Creo que en toda Latinoamérica debe ser muy parecido porque tenemos casi las mismas leyes. Por eso desde espacios, como este taller, vamos a intervenir en un punto de la Escuela Normal. Hemos visto que hay muchos chicos que ni siquiera pueden entrar  porque la  policía los para por portación de cara. Por eso desde acá trabajamos para sacar el sacar el estigma de la práctica.

Por ejemplo, hoy estábamos haciendo un trabajo, que es en conjunto con el Ministerio de Educación, cuenta con información pública desde el evento y autorización firmada, y lo mismo la policía se acercó pedir nuestros datos.

Gaby: hay una cuestión que tiene que ver con el discurso, con el dominio de lo público, con los límites entre lo que es público y privado, entre lo que es del Estado, si el Estado somos todos o quién es el Estado y todas esas cuestiones que rodean a la reflexión de lo que son las intervenciones artísticas.

Qué lectura hicieron de la obra El Encapuchado -ganadora del Salón Regional de Pintura- que fue pensada para intervenir el espacio público se institucionalice en una muestra formal.

Aye: La primera lectura fue positiva. Para mí que el  jurado que participó ese año me seleccione fue muy gratificante.  No tuve reflexiones negativas.

Gaby: Pienso que si ha habido una voluntad política en cuanto a lo artístico bastante clara por parte de la Secretaria de Cultura y del jurado, sobretodo porque son personas con experiencia en el nivel de propuestas que había para el Salón. Entonces creo que dado ese contexto ha sido una decisión que ha tenido su repercusión en ese aspecto.

Que no fue porque la paleta de colores era bonita, de hecho la devolución que le hicieron en el Salón es súper enriquecedora y aporta mucha a esta cuestión de la intención del espacio público y como resolver desde lo artístico estas cuestiones. Creo que hubo una voluntad bastante clara con respecto a la propuesta artística en sí. Porque también somos muy tradicionalistas en cuanto a los maestros y las técnicas, por eso la interpelación gana su lugar.

Sabemos que dentro de poco se va llevar a cabo la segunda edición de la Bienal de Pegatinas. ¿Qué nos pueden contar de esto?  

Aye: Hicimos la primer Bienal en el año 2016 en el Barrio Evita y duró una semana. Esta segunda edición se va realizar entre el 8 al 29 de septiembre, va a tener distintas sedes, el primer fin de semana vamos a estar en la zona este, el segundo fin de semana de la bienal vamos a estar trabajando en el barrio Virgen del Valle, accionando en el espacio público pero también reflexionando a partir de la acción, ya sea desde la pegatina, la pintura mural o las actividades interdisciplinarias de manera colectiva y cerramos la bienal en el barrio Evita. La invitación sigue siendo la misma, va a haber una convocatoria abierta para que puedan participar con sus pegatinas, mandar su archivo pdf o su sobre con pegatinas desde cualquier parte del mundo. El objetivo es reflexionar como vivimos e intervenimos el espacio público como artistas. Ahora nos queda un mes de mucho trabajo para cerrar detalles y empezar con la difusión del evento.

 

Producción y redacción: Ángeles Mendoza Herrera, Julieta Herrera, Carlos Ku.

Ph: Julieta Herrera.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail