Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Es abogado, empresario, bajista de una banda blues llamada Los Mentidores, hace 19 años produce uno de los festivales de música más grandes de argentina y según su propia definición de twitter es pésimo en ortografía.

Dos semanas antes de que se lleve a cabo una nueva edición de Cosquín Rock, Rioja 3.0 conversó con José Palazzo.


Este año, una de las novedades, es que se incluyen en la grilla artistas de trap, rap y hip hop. ¿Eso se dio para atraer más público o está pensado hacer algo en particular con este género más adelante?

La inclusión del género tiene que ver con que nosotros estamos trabajando con el festival en Latinoamérica y en lugares como Colombia, México y Chile, la variedad musical es mucho más amplia. Entonces, ya desde el año pasado nos empezamos a abrir hacia otras corrientes y este año vamos a incorporar lo del trap, lo de la música electrónica también como ámbitos para que vengan otros tipos de público y también para que se sume más gente. 

Esa transversalidad, que estamos generando, tiene que ver con que Cosquín es un festival que va creciendo día a día. Hoy yo creo que la palabra rock le queda chico al Cosquín y sería encasillarlo. Si bien nació como un festival de rock, fue porque era una alternativa al festival de folklore que existía en el mismo predio y con el mismo nombre, por eso empezó llamándose Cosquín Rock, hoy me parece que somos un festival de música.

Este año Cosquín Rock cambia de Principal y Temático a escenario Norte y Sur –  Foto: CR

De hecho, la última encuesta de una revista muy importante de México, se hace un ranking sobre los festivales más importantes de ese país, dos de los festivales son de música electrónica, uno de música norteña y seis son de rock. Uno de esos es el Cosquín Rock. No lo menciona como un festival de rock sino como uno de música y yo creo que somos eso. Somos un festival de música y de experiencias culturales que excedió el género rock.

¿Por qué Cosquín Rock como festival fue creciendo hacia otros países?

El festival fue creciendo hacia otros lugares primero, porque algunos empresarios nos ofrecieron hacerlo y segundo, porque nosotros vimos en el festival la oportunidad de hacer en Latinoamérica un festival argentino.

Los argentinos a nivel musical tenemos una gran reputación gracias a Soda Stereo, Charly García, Los Fabulosos Cadillacs, Los Enanitos Verdes, Miguel Mateos, etc. Formamos parte de una camada en donde el rock argentino jugaba de local en casi toda Latinoamérica.

A partir de ello surgen movimientos de rock en México, Colombia, Perú y Chile que hicieron que el rock de Latinoamérica tenga una identidad propia y ya no sea el argentino sino el latinoamericano, ese es el lugar que nosotros hemos empezado a encontrar en estas giras que hicimos con el festival y la verdad que encontramos cosas muy interesantes, creo que vamos a trascender las fronteras de Latinoamérica. De hecho, estamos yendo a España el 20 de abril y hay posibilidades de agregar una sede más a mediano plazo. Se dio una expansión interesante que conlleva mucho sacrificio pero que nos deja muy contentos.

Gracias a que el festival tiene sedes en otros países pudiste ver en vivo otras bandas. ¿Te quedó alguna banda o solista pendiente para traer en esta edición?

Me pude dar algunos lujos como ser Diamante Eléctrico, que es una banda colombiana muy buena, también pudimos traer bandas mexicanas como Machingo. Un poco es poder ir trayendo bandas grandes, pero también bandas menos conocidas aquí, que es un poco la idea, poder hacer un intercambio con los festivales de Latinoamérica y llevar muchos artistas argentinos a que recorran Latinoamérica y también poder traer artistas para el festival de las sierras y mostrar todo lo que va sucediendo.

Eso esta bueno, porque independientemente de los gustos, la gente por ahí se queda con los clásicos. Lo importante es ir mostrando un poco lo que va sucediendo. Nosotros programamos en base a lo que creemos que fue interesante en el año y lo que pensamos que puede suceder a futuro.

José Palazzo – Foto: Billboard

¿Cómo surgió la idea de instalar la Casita del Blues?

Tengo un fanatismo muy particular por el blues y fui a ver el festival más grande de ese género que es el Chicago Blues Festival, un festival con entrada gratuita al que van más de 100.000 personas en el parque Michigan y recorriendo los escenarios encontré entre los árboles un escenario que se llamaba Front Porche Stage y me quedé impresionado porque ahí tocaban bandas cuyos músicos ejecutaban guitarras con dobro. Algunos incluso simulaban lo que ocurría en los inicios del blues y tocaban en una mecedora y ¡me volví loco!

Tres meses después fui a tocar con mi banda de blues a un festival que se llama Mississippi Delta Blues, que se realiza en el sur de Brasil y ahí también vi el Front Porche Stage y decidí traer la Casita del Blues.

Fue una iniciativa que empezó hace algunos años atrás, el año pasado creció mucho y este año me parece que se consolida porque vamos a tener muy buenos artistas, vienen músicos de Chicago como Chis Cain, va a estar también Jimmy Rip, Botafogo , Deborah Dixon, entre otros. Se pudo hacer una selección muy interesante de músicos de Brasil que también van a aportar lo suyo a este espacio que disfrutamos mucho.

Mencionabas la cuestión de incluir otros géneros en Cosquín.  ¿En algún momento se planteo la posibilidad de incluir bandas de cuarteto o cumbia?

Se planteó, pero creemos que en el caso del cuarteto es una música que está muy identificada con Córdoba y la realidad es que vamos a seguir creciendo en ámbitos que tengan cultura rock.

Yo pensé en invitarlo a La Mona Jiménez porque me encantaría que este en el Cosquín pero no sé si haría un espacio específico de cuarteto, pero si me encantaría tenerlo a él o a Ulises Bueno o Pablo Lescano…

Hace algunos años una de tus hijas programó uno de los escenarios del festival. ¿Cómo se resolvió la programación de los distintos espacios este año?

Si, Agustina me ayudó mucho. Ahora ella está en Barcelona estudiando arte y trabajando en sus instalaciones artísticas pero en cada uno de los ámbitos me ayuda gente, por ejemplo Mufasa en todo lo que es el armado del Hip Hop y del Trap y  Eric Davies me ayudó con la programación de artistas   alternativos y nuevos. Obviamente que por mis gustos musicales y por mi escaso tiempo muchas veces yo no puedo programar todos los escenarios, entonces trabajamos en una especie de equipo de programación en donde lo hacemos entre todos, aparte ellos dicen que soy cabeza dura y tienen razón (risas).

El año pasado se habló bastante sobre el cupo femenino ¿Qué opinión tenés al respecto?

Mi productora tiene, en todas las áreas que lideran el festival, mujeres; tanto producción, logística, marketing, catering, abastecimiento y tickets, que son las áreas más importantes de mi compañía, las lideran mujeres. Pero más allá de eso, con respecto al cupo pienso dos cosas, primero que es útil reinsertar a la mujer en todos los ámbitos de la música argentina.

El rock en particular es una corriente relativamente joven en nuestro país, tiene apenas 50 años. Entonces, la incorporación de la mujer obviamente que va a ser paulatina, para mí no tiene que ver con géneros tiene que ver con otras cosas. Pero también es importante saber que en un festival en donde tocan 140 bandas el 30 por ciento de eso haría que tengamos que programar más de 40 bandas y yo no sé si existen hoy en argentina esa cantidad de bandas y que estén en condiciones de tocar en un Cosquín Rock, tal vez haya 30, el resto sería relleno y no estaría bueno ni para las mujeres ni para el festival. Entonces, esta bueno que haya una ley para fomentar el ingreso de las mujeres a la música si es que hoy no tienen posibilidades.

Entiendo que la mujer tiene las mismas o más capacidades que los hombres para un montón de cosas y ni hablar de para hacer música, mas yo que soy un admirador de las mujeres en el blues y las primeras estrellas a nivel mundial musical fueron mujeres. Creo que las mujeres ganan sus espacios. Esa discrepancia no es ideológica si no conceptual y si estoy de acuerdo con que existan facilidades para las mujeres que no las tengan en incorporarse a la música. Creo que lo del cupo tiene que ser fácil de adecuarlo. 

Por:  Julieta Herrera, Ángeles Mendoza Herrera y Carlos Ku. 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail