Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Emmanuel Cabeza, cantante y guitarrista de Unidad 94 (banda riojana de amplia trayectoria) nos trajó en el mes de agosto del año pasado “Anomalías Acústicas”, su primer disco solista. Bajo el nombre de “MM”, el cantautor (Y ahora licenciado en Arte Escénico) decide conformar un proyecto paralelo. Así, sin repetir el juego pero sin desprenderse por completo, nos comparte un repertorio de canciones alternativas a las que acostumbramos escuchar en su principal banda. He aquí una modesta reseña tema por tema:

El disco arranca con “Sueños Incompletos”, tirando casi automáticamente por la borda la idea de que Emma nos traería solo temas acústicos o tranquilos (Como el título del álbum podría llegar a sugerir). La potencia de la música se refleja también en la letra, un puente tranquilo y un cierre intenso.

Como segundo track aparece “Quiero creer”, un tema esperanzador que baja un cambio de momento, con respecto a las canciones que le rodean. El mensaje que lleva es clarísimo, y vale la pena escuchar sus palabras para incorporarlas.

“Prohibido ser inocente” es una balada intrigante y un corte profundo en el alma; su mensaje ambivalente permite una amplia cantidad de lecturas posibles: el reflejo  de una relación toxica, una protesta en las calles, problemáticas sociales, e incluso el genocidio de las Américas después del descubrimiento. Fuera de estas posibilidades hay algo en claro, y eso es una súplica de piedad a quien sea que prohíbe la inocencia.

“Oíd mortales” (el primer sencillo publicado del álbum) es un reclamo y al mismo tiempo una pregunta abierta sobre la nacionalidad y -sobre todo- el nacionalismo Argentino. Este tema no pretende ser un mero posicionamiento político, sino más bien un planteo para poder repensar la propia identidad Argentina.

El cierre de la primera parte viene con “Ojo de huracán”, un freno completo a la rapidez y fuerza del disco, reemplazándolo con una emotividad relajada pero pasional y una letra que entra por la médula y muestra algunos de los rincones más dolorosos del alma del cantautor. El silencio que le sigue al solo final es apenas otro matiz de ese dolor, que decanta en un outro a capella, incluido casi a modo de hidden track.

Con una entrada al mejor estilo Silverstein, “Situación sentimental” abre la segunda parte de este conjunto de Anomalías, devolviéndole la fuerza necesaria para poder seguir el disco hasta el final. Esa fuerza se desarrolla en los diversos ritmos y cambios, terminando de concentrarse en un puente cuyo mensaje es tanto potente como confuso y peculiar por su cierre. Este puente decanta en un solo bastante simple pero que va directo a la yugular, conteniendo incluso un pequeño guiñe rítmico a Unidad 94.

El disco prosigue con “3 semanas y 5 meses” (segundo sencillo del disco), contando una historia reflexiva, explicándole a otra persona las causas y efectos de un distanciamiento vivido. Es una manera de recordar lo sucedido y darle a conocer a esa persona la situación actual. Melódicamente es un tema tranquilo pero bien ambientado, con cortes justos y un solo relajado que se deja disfrutar por completo.

“Esencias Paralelas”, es un tema intimista en formato “guitarra+voz” (Uno de las únicas anomalías propiamente acústicas -en el sentido coloquial de la palabra-) que cierra las novedades del disco. Ese intimismo se corresponde con la letra: Un discusión frente al espejo, repensar la propia identidad, auto-reclamarse los errores propios e intentar darse ánimos ante el desconcierto de lo que uno mismo encuentra en sí y en la realidad.

El par siguiente de canciones viene cargando con trayectoria propia. Cuando su banda todavía estaba en proceso de formación, Emma publica junto a su hermano Lucas Brizuela (Profesor de música y también potente artista) el demo “1%”, con canciones que en su mayoría no sobrevivieron el proceso constitutivo del grupo. Así, rescatado del primer material de difusión de Unidad 94, llega “Octubre”: un tema de más de diez minutos cuya duración es casi imperceptible. Esto se debe a la historia que la canción va relatando y a los variados climas que tiene su instrumental. En este sentido la nueva versión le sienta bastante mejor que la original gracias a los nuevos arreglos y a la notable diferencia de calidad que tienen entre sí.


Nota Relacionada: Reseña del disco de Unidad 94: “Ya No Tiene P*to Sentido”


Luego de este extenso camino Emma decide cerrar el disco con “April’s Fool”, un cover acústico de su ya mencionada banda; en esta ocasión no solo considerándolo un tema propio, sino también reconociendo su lugar como parte del repertorio de Unidad 94. Con frases potentes busca de forma desesperada salir adelante, seguir intentando, lograr algo y más allá de una situación particular: Resistir. De tal manera, con este excepcional cierre, concluyen las anomalías.

-Las letras: Tienden a ser bastante largas (incluso obligando que la estructura melódica de los temas se amplíe), pero cuentan historias potentes, y eso les permite auto-sustentarse con tal extensión. La pasión y la positividad son elementos que no faltan, así como también la reflexión y momentos de dolor.

-La música: Su sonido nos conmueve como así también puede sacudir nuestro espíritu. La participación de Felipe Anzalaz (Batero de U94) en la composición de baterías, y la inclusión de “Octubre” y “April’s fool” proporcionan un aire de familiaridad para quienes seguimos a Emma desde Unidad, pero los demás arreglos y ambientaciones permiten desligarnos y sentir la diferencia entre ambos proyectos. Esto se debe, sin duda alguna, al desarrollo minucioso que el músico opto por seguir, involucrándose personalmente en la composición y grabación de cada instrumento.

-El álbum: Fuerza y emotividad. Calma y euforia. En estos términos casi opuestos se define el disco, dividido en dos partes por un silencio que resulta necesario. “Anomalías Acústicas” es -según el propio autor- “un catalogo de canciones tempranas y mixtas”, pero que sin duda se concretan gracias a mucho trabajo y tiempo de por medio, permitiendo, a pesar de la diversidad, que el conjunto madure y logre convivir en armonía.

Solo queda esperar para escuchar a Emma de nuevo, ya sea en Unidad 94 o como solista, pues ahora más que nunca sabemos que tiene muchísimo para dar.

Por Julian De La Fuente

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail